Foros
 
Mi historia
Es un poco largo, tened paciencia
Mensajes que contienen la palabra SONIA
Mensajes 1 - 6 de un total de 6
Mostrar mensajes de origen
Página  1  | Reglas de uso
 
Quiero contar mi historia por si esto sirve de ayuda a todas las personas que estén pasando por esto.

SONIA
12-05-2014 • 08:56 h • 28863
 
Perdón para empezar, porque aún no sé muy bien cómo funciona este foro.

Esta es mi historia:

Desde pequeña he sufrido lo que se conoce como acoso escolar, incluso en el instituto fui la marginada social a la que nadie se acercaba porque era demasiado rara. A esto debo añadir que mi casa era un hogar demasiado inestable para que mi personalidad pudiera desarrollarse con normalidad. Mi madre me ha maltratado psicológicamente desde que tengo memoria, siempre he sido un cero a la izquierda para ella y mi hermano ha sido siempre su único hijo. Mi padre solo ha sido la persona que traía el dinero a casa y los desprecios de mi madre, los compartíamos entre los dos. Es duro vivir en una casa llena de gente y sentir que estas tan sola...
Como todo adolescente que no comprende la vida, busque una salida en las drogas y el alcohol, rodeándome de gente a la que solo le interesaba la cantidad de drogas que podía comprar y compartir con ellos. Incluso con esta gente me sentía apartada... me pegaban... me robaban... pero eso era mejor que lo que tenía en casa. Así pasaron los años hasta que cumplí los ** y una noche sufrí un fuerte ataque de pánico... y aquí empezó mi calvario.
Tras el ataque de pánico, sin comprender que me estaba pasando entré en una espiral de miedo que comenzó por provocarme un trastorno de ansiedad generalizado y poco a poco fui encerrándome en mi casa sin darme cuenta. Abandoné las drogas de la noche a la mañana, por miedo. Abandone mis malas amistades, por miedo. Abandone mis estudios, por miedo. Abandone mi vida, por miedo. Y es cuando me di cuenta, que solo el pensamiento de bajar las escaleras de mi casa hacia que mi cuerpo temblara, que el corazón me saliera del pecho y que el aire no entrara en mis pulmones.
Mi madre encontró en esto la oportunidad de sumirme en una profunda depresión, a base de acusarme que todo era un cuento mío y que lo único que me pasaba es que era un perro que no quería trabajar ni ganarme la vida... y yo... me callaba por miedo.
Pasaron unos cinco años en los que hábilmente conseguí evitar cualquier situación que me obligara a enfrentarme a mi problema, el cual aun desconocía. Hasta que un día, me obligaron a ir a un psiquiatra muy conocido de Murcia y con una excelente reputación (por desgracia el hombre se ha jubilado, pero su hijo sigue en el gabinete y si alguien quiere sus datos, con gusto los ofrezco). Tras un tratamiento de seis meses, conseguí salir a la calle y hacer una vida casi normal, pero mi madre seguía con su intención de hundirme la vida y nuevamente sus constantes quejas, insultos, presiones y demás gritos, solo consiguieron que mi autoestima desapareciera por completo y de nuevo el miedo fue mi mejor compañía.
** años en total, ** años son los que he pasado sufriendo agorafobia, depresiones y trastornos varios. ** años evitando como bien pude el tener que enfrentarme a mi problema, ** años teniendo relaciones por internet para sentirme querida por alguien con mentiras y miedos. ** años siendo mutilada por una madre a la que solo le debo la vida que no he sabido disfrutar.
Hace más de dos años, por casualidades de la vida conocí a alguien en internet. Pensé que sería como siempre, unos meses de mentiras y evitar que nos viéramos, y vuelta a empezar. Pero este chico era diferente, no sé explicar lo que es pero como por arte de magia me devolvió las ganas de vivir, las ganas de luchar, las ganas de salir de toda esa mierda en la que me había hundido durante tanto tiempo.
Pero no sabía cómo lo iba a enfrentar, el primer año nos vimos en tres ocasiones en las que fue el quien vino aquí a verme y me invente miles de excusas para no salir del hotel, donde conseguía sentirme segura y tranquila sin tener que salir a la calle.
Pero llego un día en que las excusas para no ir yo a verle a su ciudad se me acabaron, igual que mi propia paciencia. No podía permitirme perderle, era mi última oportunidad en esta vida para ser feliz y estaba completamente segura de ello.
Hace un año, pedí a mi padre que me sacara un billete de tren para viajar durante * horas de una ciudad a otra y quedarme con mi pareja un mes entero. Sin otra medicación que el Orfidal para controlar esos momentos más angustiosos (llevaba años sin tomar nada), sin ningún plan de escape para las situaciones más estresantes, totalmente a la aventura y con la clara idea de que si moría en el intento, habría valido la pena.
Así que llego el día y acompañada por mi padre, subí a ese tren y me dispuse a pasar * horas en el, hacer trasbordo en Madrid y llegar a mi destino sin pensar ni planear nada. Y digo planear porque mi agorafobia me obligaba constantemente a pensar en todas las posibilidades que tenía si me entraba un ataque de pánico, algo agotador.
Llegue a Orense, donde mi pareja me esperaba y tras dos horas de viaje en coche, llegamos al piso que habíamos alquilado. Allí comenzó el camino hacia la curación.
No fue sencillo, ni gratificante, ni un camino de rosas... fue lo más jodido que he tenido que hacer en mi vida, pero hoy puedo decir que valió la pena...
Salir a la calle diariamente, temblando, angustiada, asustada, pero sin pararme, sin pensar... esa era la puñetera clave, NO PENSAR. Nunca te pares, si te paras no podrás seguir porque el miedo te alcanza y te deja inmóvil, indefenso...
Puedo decir que a día de hoy, no estoy recuperada del todo, sé que siempre tendré algo hay que no podre eliminar nunca, pero no puedo dejar que eso me arruine todo lo que he conseguido.
Hace un año que estoy viviendo a *** km de mi casa, lejos de las torturas de mi madre, lejos de todo lo que me hacía daño. He tenido suerte, de encontrar el amor junto a alguien que ha sabido apretarme las tuercas para que pusiera orden en mi vida, que me quiere como soy y que sigue a mi lado a pesar de haber vivido en sus carnes la parte más oscura de esta enfermedad.
Ahora soy capaz de ir yo sola hasta la ciudad, una hora de autobús, moverme por Vigo como si nada, irnos a pasear por los bosques y montes de la zona, salir con sus amigos a bailar. Por fin, puedo almacenar más recuerdos que estar encerrada entre cuatro paredes, y la verdad os digo que sufrir todo lo que sufrí para darme cuenta de que la agorafobia no puede conmigo, ha valido la pena.

A día de hoy, sigo luchando como nunca. He perdido ** años de mi vida en los cuales no he podido aprender una profesión más allá de un título ofrecido por el ayuntamiento de auxiliar técnico de enfermería en geriatría y dos años trabajando en el calzado. Llevo un año buscando trabajo, porque en julio tendré que volver a mi casa... y no puedo dejar que eso ocurra.
Para mí, volver a esa casa seria arriesgarme a una recaída y si dejo que eso ocurra, estaré condenada.
Mi pareja no va a poder renovar su contrato, casi con total seguridad, por lo que encontrar un trabajo para mí sería una nueva oportunidad de seguir con nuestra vida juntos. Si no encontramos empleo alguno de los dos a partir de Julio, nos tendremos que separar y yo volveré al infierno.
Cuando salgo de casa y todas estas ideas me atormentan, el miedo y el pánico llega a mí pero debo seguir adelante, porque no puedo volver a esa casa, no puedo permitirme eso.

Espero que mi historia os de un poco de ánimos para seguir adelante, siento no haber podido daros un final más feliz pero la realidad es esta. He luchado con toda mi alma, sigo luchando con toda mi alma y es algo que todos debéis hacer, por nadie más que por vosotros mismos. Será duro, será desesperante, será agotador e incluso doloroso, pero poco a poco el camino será más sencillo de recorrer.
A mi todavía me queda mucho y lo mas difícil para mi ahora es encontrar un empleo, un trabajo que me permita quedarme aquí más tiempo y seguir labrándome una vida digna. Pero para aquellos que aun estáis al principio de vuestro camino, solo puedo daros un consejo... por favor, nunca os paréis, nunca penséis, solo sigue caminando porque el tiempo no se detiene a esperaros.

Un abrazo y muchos ánimos para todas aquellas personas que saben lo que siente al vivir esto, desde Vigo vuestra amiga SONIA.


SONIA
12-05-2014 • 09:35 h • 28864
 
Hola SONIA,
He leído con mucha atención tu historia. Has tenido una vida en la que has luchado contra el rechazo desde muy joven y es evidente que te ha hecho fuerte muy fuerte, la agorafobia se puede tener y ser una persona con mucha fuerza, no tiene mucho sentido pero es así, aquí hay mucha gente con gran carácter y mucha fuerza que lucha contra la agora.
Pienso que una vez se tiene tan claro como lo tienes tú de donde vienen nuestros problemas, una vez conseguido ese objetivo y estando en disposición de enfrentarse a la vida
y a la agora es bueno dejar que el pasado se desvanezca.
Pasar pagina y mirar hacia el futuro sin llevar la carga de tener que recordar todo lo malo que nos hicieron ( vete tu a saber porque... ) cada uno tiene su historia y quizás algún día puedas entender el porque de su comportamiento o quizás no lo sepas nunca, pero creo que ya no importa, no opinas tu también igual?.
Olvida el pasado, como te dice Luna, yo pienso igual, te harás mucho bien a ti misma.
Con esa fuerza que tú tienes y con el apoyo de un hombre que te quiere ¿ porque no vas a encontrar trabajo?
Levántate cada mañana con la firme idea de que vas a ir a buscar ese trabajo que tanto necesitas y tu pareja también, no importa de que tipo sea el trabajo la cuestión es poder tener ingresos y seguir y seguir avanzando.
Me gustaría que cuando lo encuentres te acuerdes de nosotros los de este foro y nos escribas diciéndonos que lo has conseguido, que los dos tenéis trabajo.
Y si para encontrar trabajo os habéis de mover fuera de vuestra zona de conforto pues ya lo has hecho una vez lo puedes hacer todas las veces que sea. Ten grandes tus miras y amplia tu horizonte eso te facilitara el éxito.
Siempre hay que estar luchando pero te deseo con todas mis fuerzas que la suerte te acompañe SONIA.
Espero tus buenas noticias pronto en el foro. :D


La Lola
12-05-2014 • 20:13 h • 28866
 
En primer lugar agradecerte tus palabras y trataré de responder a todo lo que me comentas.

Se puede decir que si, que gracias a aquel primer ataque de pánico yo sigo con vida ya que posiblemente las drogas o mis amistades, habrían acabado conmigo.
Nunca podré perdonar a mi madre, lo que he vivido al lado de esa persona ha minado mis ilusiones, esperanzas y fuerzas. Lo que si puedo es ignorar su mera existencia. Y si debo volver a su casa, lo único que podré hacer es crear un muro entre ambas que nada ni nadie pueda traspasar.

Me preguntas que sentí al viajar.
Recuerdo que cuando llegamos a la estación de tren, hacia calor y me sentía agobiada y temblorosa. Me costó casi ** minutos conseguir subir cuatro escalones para entrar en la misma estación. Recuerdo que caminando hacia el tren al ver a tanta gente aglomerada me invadió una sensación de inseguridad y pérdida de control que grité a mi padre para que parara y poder tomarme un orfidal. Recordé entonces que la clave reside en mantener la mente ocupada, por lo que me concentré en cosas estúpidas como el programa que había visto en la tele la noche anterior y mientras seguí andando hasta mi vagón.
Un azafato muy amable y viendo mi estado de nerviosismo, permitió que mi padre subiera al vagón conmigo. Una vez que me senté en mi asiento, toda la ansiedad se esfumó quizás por efecto de la pastilla o quizás porque me sentía segura en un espacio reducido y quieta. Durante años había perfeccionado la técnica de sentirme cómoda en lugares desconocidos siempre y cuando pudiera permanecer quieta, es extraño pero me funciona.
Comenzó el viaje y yo estaba preparada para mantener mi mente ocupada y no dejarla improvisar situaciones de peligro irreales. Tenia una tablet llena de peliculas, un libro, mi movil con wifi, las peliculas del tren y los paisajes. También tenia comida, agua y pastillas para la garganta ya que una de las cosas que mas angustia me daba en situaciones limite, era la sequedad de la boca.
Cuando llegue a Madrid, me sentia diferente, era como si ya hubiera dejado atras toda la carga que tenia sobre mis hombros y una sensacion de seguridad en mi misma asomaba timidamente.
El verme alli sola, sin un plan de escape sin nada mas, mi instinto de supervivencia se comporto de la forma mas madura que jamas habia sentido. Me fui hacia mi anden y me subi a mi nuevo tren.
El resto del viaje fue pan comido, descubri que era capaz de disfrutar con los verdes parajes que comenzaban a verse a medida que llegaba al norte del pais. Incluso me divertia viendo como el extranjero de delante se emocionaba sacando fotos. Mi cerebro se dio cuenta de que no habia nada de que temer.
En todo el viaje, solo me senti mal cuando llegue a la primer estacion, supongo que mi cerebro estaba preparado para comprender que en verdad el unico peligro era el que mi mente se empeñaba en crear.

Te mando un fuerte abrazo para ti también y espero que mi experiencia te sirva como una referencia para creer que existe una salida.

SONIA
13-05-2014 • 06:41 h • 28867
 
El mensaje anterior era para Luna y este es para ti Lola.

No he tenido una vida fácil, cosa que puede pasarle a cualquiera y quizás si, eso me ha echo mas fuerte pero también mas debil porque llevar una vida llena de luchas y peleas, es agotador y me hizo ser mas sensible a todo lo que me rodea.
No voy a dejar de buscar un empleo, es algo que no me puedo permitir sin mas, pero las cosas estan muy mal en ese terreno y sin experiencia alguna me cuesta mas encontrar algo en lo que trabajar.

Tambien quiero compartir con todo el mundo, cuales han sido y siguen siendo las claves que me han ayudado a llegar hasta aqui. La agorafobia puede resultar un problema dificil de comprender, si bien es cierto cualquier fobia es un miedo irracional hacia algo en concreto, la agorafobia es un miedo que esconde cierta logica en su interior.
Para mi la agorafobia siempre tuvo un gran peso en mi vida, sentir ese miedo y esa sensacion de inseguridad cuando estaba en la calle era logico porque mi cerebro se disparaba y trataba de protegerme, causando esas terribles sensaciones para que reaccionara y me pusiera a salvo de cualquier peligro. Si me paraba a pensar, debia ser lo mas parecido al instinto de supervivencia animal mas primitivo. Fue a partir de aqui donde comence a comprender las posibilidades que tenia de superar esta enfermedad.
Evitamos enfrentarnos a la agorafobia porque sabemos que los sintomas tan desagradables que tenemos son realmente fisicos, pero tambien tenemos que ser conscientes de que es nuestro cerebro quien activa la alarma y nuestra mente quien pierde el control y comienza a recrear situaciones irreales de peligro. Al menos en mi caso, siempre fue asi.

Comencé a experimentar conmigo misma para descubrir atajos en los que meter mi mente y apartarla de esos pensamientos. Mantener la mente distraida o evitar pensar, fueron las claves. Recuerdo que usaba cualquier cosa para ello, durante un tiempo cada vez que me sentia angustiada o a punto de tener un ataque de panico en mi propia casa, me repetia constamente NO TENGO TIEMPO PARA ESTO y de repente mi ansiedad disminuia lentamente. Pero mi mente es un poco jodida, por lo que con el tiempo dejó de servirme esta tecnica asique tenia que encontrar otra.
Asi fue como poco a poco entrene a mi mente para que me resultara sencillo mantenerla ocupada en otras cosas, sobretodo en los momentos de mas inseguridad. Todo esto sin salir a la calle puesto que llegue a estar tan mal, que ni podia ir al baño sin llevar conmigo las pastillas de orfidal.
También descubrí que si trataba en la medida de lo posible sentirme comoda, eso seria de mucha ayuda. Por ejemplo, me entraba el panico siempre que por la angustia se me secaba la boca, me faltaba el aire y mi corazon latia con demasiada fuerza. Por ello siempre tenia a mano una botella con agua, chicles y caramelos. Estos objetos se convirtieron en salvavidas para mi.

Por desgracia la agorafobia no solo se reduce al miedo a los espacios abiertos, si no que cualquier cosa que pueda generar inseguridad estando en el exterior es parte de la agorafobia.

A día de hoy lo que mas me agobia y me causa problemas es la respiracion acelerada, ya que mi mente se vuelve loca pensando que me voy a asfixiar a la minima, con lo cual esto me impide realizar muchos esfuerzos fisicos. Cuando salgo a caminar, siempre llevo chicles y muchas veces necesito parar para coger aire. Pero poco a poco me voy acostumbrando y mi mente aprende que es normal que mi respiracion se acelere si estoy moviendome.

Como ya dije, es un camino muy largo y la mejor forma de recorrerlo es hacerlo lo mas comodo posible.

Un fuerte abrazo Lola y gracias por tus palabras

SONIA
13-05-2014 • 06:59 h • 28868
 
SONIA gracias por tu relato, a mí me ha servido de mucho. Perdona a tu madre en tu corazón y en tu mente ( no le guardes rencor) no es necesario que se lo digas ni que le aceptes mas abusos es solo para que pensar en lo que te ha hehco no te siga lastimando al darte resentimiento o ira o sea no le sigas dando poder de controlarte. Definitivamente eres una chica muy fuerte aleja de tí la creencia de que si tienes que regresar vas a decaer, eso no va a ser así es más debes tener la firmeza de que no será así y le demostrrás al miedo que eres más fuerte que él. DEseo que todo te salga como deseas, realmente te lo mereces. Un abrazo gigante con mucho afecto y ganas de reconfortarte.

Luna
14-05-2014 • 14:45 h • 28869
 
Mostrar mensajes de origen
 
 
 
agorafobia
 

La información ofrecida en esta web se presenta a título orientativo y en ningún caso debe interpretarse como consejo médico
© 2001/20 agorafobia.com · webmaster@agorafobia.com · Privacidad
Ultima actualización el 01-01-1970 12:00 GMT